Fases de la negociación en las relaciones de pareja.

tira y afloja

 

Nos pasamos la vida negociando,llegando a acuerdos con otras personas para solucionar los conflictos que van surgiendo en la convivencia. 

La negociación se basa en la idea de que aunque las partes implicadas difieran en sus intereses, comparten un interés común por encontrar una solución negociada.

La negociación suele usarse cuando los objetivos o intereses de las dos personas que forman una relación de pareja en conflicto son mutuamente excluyentes, por lo que no se pueden hallar soluciones en las que los dos ganen, sino que hay que negociar; es decir, ceder por ambas partes, para llegar a algún tipo de acuerdo.

Este acercamiento suele requerir que cada uno ceda un poco para llegar a un acuerdo. Por ejemplo: ceder cada uno en una cuestión, ceder cada día uno, o ceder a cambio de que el otro haga algo. Hay que intentar que cada uno ceda en aquello que sea de poco valor para él y de mucho valor para el otro.

El objetivo más deseable no es el de tratar de salir vencedor a cualquier coste, ya que de ser así, en la mayoría de ocasiones el conflicto seguiría sin resolverse; sino el de llegar a un acuerdo equilibrado que ambas partes consideren aceptable. Por tanto, lo más adecuado es repartir las ventajas y los costes equitativamente.

A veces los acuerdos no se basan tanto en los criterios de lo que es justo o no, sino en la relación de fuerzas, o poder relativo de cada una de las partes.

Uno de los problemas que pueden darse en las negociaciones es que una parte considere que ha cedido demasiado, o percibirlo así. En estos casos la solución alcanzada puede no ser estable, y el conflicto puede seguir existiendo.

 

Podemos hablar de tres fases en la Negociación:

1- Fase de Preparación

Esta fase se suele cumplimentar a solas, antes de reunirse con la otra parte implicada en el conflicto. Suele ser la que requiere más tiempo. En ella clarificaremos nuestros objetivos.

Una cuestión importante en la preparación de la negociación es clarificar nuestros objetivos, lo que queremos conseguir, cómo conseguirlo y por qué; teniendo en cuenta las consecuencias a corto y largo plazo, y las posibles repercusiones en otras áreas. Conviene asegurarnos de que estos objetivos son realistas.

Una vez establecidos los objetivos, es importante aclarar cuáles nos parecen más importantes (nuestro orden de prioridades). En función de ello podremos determinar nuestra primera propuesta para solucionar el problema, estableciendo nuestro “margen de negociación”, que es el que se halla entre la solución “ideal” para nosotros (que incluye cuestiones deseables, en las que estaríamos dispuestos a ceder), y las cuestiones que son innegociables, es decir, en las que no estamos dispuestos a ceder.

También nos puede ayudar intentar hacernos una idea de los objetivos de la otra parte, cómo es nuestra pareja, cual es su posición y qué intereses tiene. ¿Qué podemos intercambiar que sea de poco valor para nosotros y de mucho valor para él?. ¿Que podemos conseguir, que sea de poco valor para él y de mucho valor para nosotros?.
consecuencias positivas y negativas de nuestra propuesta,en qué quiero cambiar mi propuesta para conseguir los objetivos…

Analizar si estoy tomando una posición positiva para la relacion, si mis peticiones ayudarán a fortalecer la relación o la debilitaran.

 

2- Fase de Interacción o de Negociación.

Exponer el problema tal como es visto por ambas partes y hacer las primeras propuestas para solucionarlo. Para facilitar la comunicación, tendremos en cuenta: Escuchar al interlocutor, hacer preguntas de los que no entendemos, las preguntas son importantes para animar al interlocutor a exponer y explicar su posición, sus intereses y sus propuestas.

Analizar las propuestas iniciales de cada una de las partes, e ir planteando acercamientos, hasta llegar a un acuerdo satisfactorio para ambos. A veces tendrás que hacer una primera oferta y después hacer concesiones a la otra parte, ya que en las negociaciones lo más común es que tengamos que ceder en algunas cosas.

También es importante identificar las expectativas no-realistas.

Mantener una actitud serena, amable y asertiva. Si notas que te estas poniendo demasiado nervioso, irritado, etc.; si llegas a un punto en que no sabes como seguir porque te falta información, o si tu interlocutor pone las cosas demasiado difíciles, puedes proponer aplazar la reunión. Pero procura dejarla en forma amable y mostrando tu interés en continuarla en otro momento.

 

3- Fase de Finalización.

Una vez lleguemos a un acuerdo en cuanto a qué hacer para solucionar el problema, hacer un resumen verbal y después anotarlo y leerlo en voz alta para asegurarnos de que las dos partes hemos comprendido lo mismo. Evaluar el acuerdo, teniendo en cuenta si satisface a las dos partes y si resuelve realmente el problema en la mejor forma posible.

Ver si ambas partes pueden cumplir lo pactado y si los costes y las ganancias están equilibrados. Comprobar que esté claramente definido, incluyendo el cuándo, dónde, cómo y quién llevará a cabo cada una de las tareas acordadas.

Concretar el acuerdo.  Si es posible anotar, además del acuerdo al que habéis llegado, las tareas que ha de llevar a cabo cada uno. Leerlo juntos para evitar malentendidos. Así queda más claro lo que hay que hacer, y puede servir para comprobar más adelante si el acuerdo se esta llevando a cabo tal como se acordó.

¿Sueles negociar con tu pareja?

 

Otros artículos sobre la pareja:

Mi pareja mi espejo

Me comunico con mi pareja

Conflictos estancados de pareja

Separación saludable en una pareja

Triangulo del amor

3 Principios para pareja funcionales

Ejercicios en terapia de pareja

Crisis y/o separacion en la pareja

Me comunico con mi pareja

Armonizar la relación de pareja

Modelos de pareja

Giras alrededor de tu pareja

El amor romantico y sus consecuencias

Fusión saludable, separación saludable.

Fases de negociación en las relaciones de pareja

¿Afecto o apego?. Formas de vincularse en pareja

Conflcitos estancados de pareja

Aura Marqués
Psicóloga general Sanitaria

Terapia de pareja en Palma de Mallorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *