La individuación exitosa

La función primordial de la familia es crear individuos diferenciados y autónomos. Osea que lo más saludable es que cada miembro sepa mantener los vínculos con la propia familia, pero sin  con-fundirse ni fundirse en ella.

La individuación se refiere, según Stierlin, a la capacidad del ser humano de diferenciar su mundo interno( como las necesidades, sentimientos, percepciones, creencia, etc,) del mundo exterior, en particular con respecto a las ideas, necesidades, expectativas, exigencias de los demás.

Individuación significa llegar a ser un individuo, la autorealización, convertirse en uno mismo dentro de nuestro entorno. La Individuación no excluye al mundo sino que lo incluye.

El  Proceso de Individuacion  se lleva a cabo durante lo largo de nuestra vida, es un asunto individual, que al mismo tiempo no se puede hacer de manera solitaria, se necesita del otro para poder llevarlo a cabo. Para comenzar, debe entenderse que para una adecuada individuación debe preexistir una sólida vinculación, se necesita estar previamente ligado a algo para poderse desenganchar una buena base de vinculación afectiva.

La individuación es un proceso que ocurre a lo largo de nuestra vida y que se pone en juego en todas las relaciones significativas. Realizamos una separación y a la vez una conexión con los otros. El aislamiento se concilia con la comunidad, la individualidad con la solidaridad y la autonomía con la interdependencia.

Mediante la separatividad,a través de la autoafirmación,  nos permitirá comunicar claramente nuestros puntos de vista, reconocernos diferente de los otros, expresarnos libremente, y planear y buscar metas.

Mediante la conectividad nos dará sensibilidad y respeto por el otro, a la vez que flexibilidad o apertura a otros puntos de vista.

Existen tres clases de límites en las relaciones:

  1. Limites claros, claramente definidos
  2. Limites Difusos permeables, la distancia psicológica es escasa, crea un sentido intenso de pertenencia
  3. Límites  rígidos o no permeables, no marcados, dificultan la comunicación, crea relaciones desvinculadas con poco sentido de pertenencia

 

No todas las personas desarrollamos el mismo grado de individuación. Cada uno de nosotros nos encontramos en un punto de la gradación que va desde la hiper-individuación a la hipo-individuación.

  • Hiper-Individuación o sobre-individuación: Establecemos una demarcación de límites excesivamente rígidos e impermeables con los demás. Lo que para nosotros puede ser independencia para los otros lo ven como aislamiento. Esto nos lleva a la soledad, cesamos el intercambio con los otros. Crea pocas relaciones de pertenencia. Es una tendencia hacia la individualidad.
  • Hipo-individuación o sub.individuación: Establecemos pocos límites, tenemos dificultad para trazarlos, o si están son poco claros, difusos,  nos fusionamos con los demás, creamos unos lazos fuerte de pertenencia, aunque de manera rígida. Tendenica hacia la fusión relacional.

La individuación con (me dejo inspirar en la composición de mis historias por otras personas próximas ); y la individuación contra (construyo mis propias historias y pongo en cuestión las historias que bloquean mi individuación).

Se ve evidente que es importante conseguir un grado de individuación que no nos aísle de los demás pero que tampoco nos asfixie. Una manera de relacionarnos donde podamos pertenecer y a la vez podamos separarnos sin grandes conflictos.

 

7 Puntos de la individuación exitosa (Stierlin):

  • Cuando hemos mantenido nuestro sentimiento de identidad durante todo nuestro desarrollo
  • Si cuando estamos con otras personas somos capaces de diferenciarnos como individuos y no confundir los sentimientos  y expectativas propias con las de las otras personas significativas para nosotros.
  • Si somos capaces de desarrollar relaciones intersubjetivas. Y podamos  generar normas, actitudes, y valores que propicien la cohesión social en un determinado grupo de individuos.
  • Si somos capaces de defender nuestros propios valores y definir nuestras metas.
  • Si somos capaces de asumir la responsabilidad como autor de nuestra propia historia.
  • Si somos capaces de aceptar y asumir las contradicciones y ambivalencias.
  • Si somos capaces de ser conscientes de que nuestro proceso de individuación también se basa en múltiples dependencias del entorno bio-psico-socail ( el cuerpo,la alimentación, el aire limpio, las condiciones económicas,etc.)

Los niveles más altos de individuación posibilitan niveles mayores de inter-relación.

Aura Marqués
Psicóloga G.S. terapia de familia y de pareja en Mallorca

www.psicologiaviva.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *