Cómo aprendemos a regularnos

Entender que lo que nos ocurre en el presente ante ciertas situaciones donde nos abrumamos, reaccionamos de manera extraña, incomprensible, quizás demasiado intensamente o quizás quedando bloqueados, puede indicarnos que la situación nos ha abierto una herida anterior y revivimos una experiencia del pasado como si pasara ahora.

También puede pasar que estemos evitando enfrentarnos a los problemas o que ante este problema necesitemos salir corriendo a tomar algo de alcohol, o hacer alguna actividad no sana. Esto nos indica que ante una situación estresante no hemos aprendido a regularnos, o no nos enseñaron…

Voy a dar una explicación de como aprendemos a regalarnos emocionalmente o dicho de una manera más popular de como aprendemos a autocuidarnos y a crear estrategias de afrontamiento ante los problemas.

 

Comencemos con el bebé, cuando nacemos no tenemos la estructura de nuestro cerebro totalmente formada, tenemos necesidades y si tenemos unos cuidadores sensibles y capaces de detectarlas y satisfacerlas, el bebé a través de las interacciones comienza a desarrollar su conocimiento de la vida.  Los cuidadores enseñan a los bebés a entender, gestionar las emociones, y como superar la angustia, como enfrentarse al estrés. Va formando su personalidad según las experiencias vitales que vive y observa como lo hacen sus cuidadores.

El niño aprende a gestionar sus emociones, a soportarlas, a reconocer las necesidades y a pedir a sus cuidadores que las satisfagan, cuando tiene un evento que le perturbe de sus cuidadores aprenderá como enfrentarse a el y que aprender de esa experiencia.

Ante un evento perturbador el niño a través de la regulación emocional aprendida lo integra en su personalidad, convirtiéndose en un recuerdo sin mas, y del que extrae un aprendizaje adaptativo y la perturbación se reduce notablemente

Los cuidadores organizan y ayudan a la formación de la estructura de la personalidad, dando conocimientos de  lo que es la vida, a tener estrategias de afrontamiento, a crear una teoría de la sociedad. A poner orden en el caos que siente el niño ante situaciones incomprensibles para su cerebro.

En un ambiente tranquilo, siendo bien atendido, se crea un apego seguro. El cerebro se desarrolla con normalidad, asegurando que en el futuro la persona adulta sabrá como enfrentarse a las adversidades, sabrá crearse un circulo de buenas amistades, y quizás formar una familia estable. La persona no evitará de manera continuada los problemas ni tampoco los magnificará. Sabrá controlar la ansiedad, llevara una vida sana, sabrá reconocer sus necesidades, satisfacerlas, poner limites correctos, decir que no en ciertos momentos, expresar sus emociones y reconocerlas en los otros. sabrá solucionar problemas de manera creativa. Podemos afirmar que el niño tuvo un «apego seguro«.

 

¿Qué ocurre si no hay una figura reguladora o hubo una figura desregulada?

Ante la incomodidad el niño no tiene un ejemplo de como enfrentarse a ese malestar, llora, o pide y ante la no respuesta llora más fuerte, grita, y aprende que para conseguir las cosas debe pedirlas con mucha insistencia. Se des-regula hiper-activándose. No ha tenido modelos para aprender a cómo regularse. O los que ha tenido no ayudaban mucho. se tiene que hacer cargo de sí mismo, y algo dentro le dice que si aprende a calmarse, los cuidadores no le calmarían, por lo que sigo creyendo que necesita a los cuidadores. Sus cuidadores se han ocupado de hacerle creer que solo no va a poder calmarse, y aprende que siempre tendrá que ser el otro que lo saque de los problemas

 

¿Y si la figura cuidadora era autoritaria, controladora, maltratadora?

El niño siente que no vale, se vuelve sumiso, se siente atrapado en un ambiente hostil donde puede que no haya nadie que le defienda, incluso puede idealizar al cuidador y se vuelve controlador. Se controlan porque tiene miedo de lo que puede pasar si sale su interior, no sabría que hacer con lo que podría salir, piensan que si lo dejan salir puede ocurrir algo malo, y si los demás saben lo que hay dentro de ellos no les querrán.

En los casos del maltrato, el niño puede interiorizarlo como manera de relacionarse, aprender que así son las relaciones, o me maltratan y soy victima o maltrato y controlo al otro, como manera de mantener a las personas cerca. No aprenden que es el buen trato, y no detectan el maltrato, incluso lo idealizan.

 

¿Qué ocurre si la figura es débil?

El niño no sabe que hacer con sus necesidades, le asusta ver la tristeza en la cara de la madre, nadie ve como se siente el, y tiene miedo de mostrar su propia tristeza, no se cuida bien a si mismo prefiere ocuparse de los demás como una manera de evitar sentir. Hacen lo que sea para no interiorizar, escapar de lo que sienten es lo único que saben hacer, si sintiera, creen que se morirían de miedo, de vergüenza, seria una persona horrible, se esconden en su independencia, y no miran de frente, hacen como que no pasa nada, que el problema no está, y de esa manera consiguen momentáneamente que el dolor no les duela tanto.

En estos casos el bebé tiene que poner en marcha los mecanismos innatos de supervivencia, tendrá falta de aprendizajes, dependiendo de las estrategias que haya tenido que poner en marcha, habrá fallos en la manera en que regule las emociones al no tener ejemplos funcionales que le enseñen y tomara sus propias decisiones mal tomadas por no tener recursos mentales suficientes para generar estrategias adecuadas. si esta continuamente sometido a situaciones de alta estrés o de abandono , su sistema quedara severamente tocado.

Los recuerdos traumáticos resultan de un fallo del sistema natural de procesamiento de la información del cerebro. No entiende lo que pasa, nadie le ayuda a entenderlo, y para poder seguir adelante deja el evento abrumador sin procesar, lo encapsula, pendiente de ser entendido algún día. El problema de esto es que quizás el mal recuerdo se olvide pero el cuerpo lo recuerda todo, y puede ocurrir que ciertas cosas que ocurran lo destapen y se reviva el recuerdo como si pasara en el presente, creando malestar y problemas.

 

Aparte de esta manera hay 4 formas posibles de procesar los recuerdos:

  1. Recuerdos almacenados de manera funcional, tiene una influencia neutral o positiva de una experiencia vital difícil en el desarrollo de la estructura de la personalidad
  2. Recuerdos traumáticos almacenados de manera disfuncional (como hemos indicado en el ultimo dibujo).
  3. Usando defensas psicológicas
  4. Disociándose, en condiciones de trauma extremo a edades precocez, severo y repetitivo, puede llevar a una división de la personalidad en partes.

Las tres ultimas tienen una influencia negativa en la experiencia vital, son recursos para poder continuar viviendo aparentemente con normalidad, y son el resultado de las dificultades en el desarrollo de la estructura de la personalidad.

 

¿Te ha gustado este artículo? aqui hay más: Maneras de regulación emocional

Aura Marqués
Psicóloga, terapia EMDR,
Trauma y apego

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *