Interdependencia, relación ideal de pareja, II

Gráfico extraído de las charlas de Arun Mansukhani, sobre las dimensiones de las relaciones de pareja según la regulación, autonomía y la intimidad.

En el primer artículo que escribí sobre este tema he descrito lo que son las relaciones horizontales, la regulación emocional, la seguridad relacional, la autonomía y la intimidad. Vamos a ver como se combinan entre ellas con un sencillo gráfico. 

En la linea que une la auto-regulación y co-regulación se situaran los distintos grados que cada persona utiliza para controlar sus emociones. Si solo se saben auto-regular el otro les estorba en los momentos tensos, si solo saben co-regularse en cuanto pasa algo corren a contárselo a algún amigo. En el centro estarían las personas que pueden estar bien en las dos situaciones. 

 

En la zona de la dependencia (solo se co-regulan y tienen miedo relacional) es una forma de tener relaciones insatisfechas, cuando se tienen miedo a ser abandonado o miedo a que les dejen de querer, estas personas puede que se olviden de sus necesidades y se centren en las relaciones de los demás, volviéndose sumiso, complaciente, dependiente, o co-dependiente, incluso puede caer en relaciones abusivas.

 

En el otro extremo, los evitativos emocionales (solo se auto-regulan y tienen miedo relacional) son personas que tienen miedo a ser invadidos a perder la autonomía, se dedican a poner espacio con los demás, y pueden incluso distanciarse de si mismos, no notan bien sus emociones, sienten menos, e incluso sienten menos físicamente.

Son personas que se relacionan muy bien pero que no intimidad, hablan bien pero no conectan, la intimidad les cuesta mucho, sienten que los demás les pide mucha afectividad, pueden sentirse incluso culpables por no estar a la altura de lo que reciben. En el fondo no confian en los demás, piensan que los demás les van a traicionar. Tienen baja autoestima.

 

 

En el borde inferior están los controladores, o dominadores (no se auto-regulan ni co-regulan, y tienen un gran miedo a la relaciones),  agresivos o pasivos. Son personas que sienten que «si las conocen las van a abandonar». Usan la agresividad para realizar un control directo o el vistimismo para realizar un control indirecto de los demás. Pueden ser cuidadores castradores que a la vez que cuidan y se sacrifican lo hacen tanto que ejercen un control sobre la pareja. También llamados agresivos inversos.

 

Nos conocemos en relación con los demás, en esas interacciones salen las partes de nosotros que a veces no queremos conoce,en el estar en contacto con los otros aprendemos que las personas somos falibles, diferentes, diversas.

En la parte más sana del gráfico están en las personas que pueden moverse por varios ejes, se permiten ser autónomos, no rehuyen la intimidad, se sienten seguros, confían en las relaciones y están en contacto con sus necesidades. 

 

Os muestro 4 aspectos a trabajarse:

 

1- La intimidad y la autonomía bailan en armonía en la relación de pareja y están cercanos al afecto positivo. Primero conocer cómo nos regulamos, y cómo nos des- regulamos. Trabajar y fortalecer la confianza en nosotros mismos y en los demás. Darnos cuenta cuando nos sentimos más seguros, y cuando no lo sentimos a que puede ser debido. Quizás haya algún trauma que hayamos olvidado pero que está afectando y dirigiendo nuestra vida.

 

2- La pareja empieza cuando el enamoramiento termina, así que se empieza con un gran desilusión, ver al otro como es realmente. Si se consigue una buena intimidad desde este lazo podemos empezar a conocernos y amar esa otra parte que no habíamos visto en el otro, que nos gusta menos, vivir en el presente.

 

3- Amar es desear lo que se tiene. Partiendo desde uno mismo, yo me tengo con mis defectos y virtudes, y así me gusto, lo mismo aplico a la pareja.

 

4- El sexo, el deseo espontaneo va para abajo después de una relación larga, la monotonía, la monogamia, hacen que el deseo pueda decaer con el tiempo, para mantenerlo es necesario trabajarse los deseos pasionales. Reinventarse como pareja, jugar, imaginar, permitir experimentar nuevas formas de placer. 

Seras amado el día que puedas mostrar tu debilidad
sin que el otro se sirva de ella
para afirmar su fuerza

¿Has leído la primera parte? Interdependecia en las relaciones

Aura Marqués
Terapia de pareja
Palma de Mallorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *