¿Tengo una relación imaginaria?

pareja-imaginaria

 

¿A quien amas? ¿Conoces  a tu pareja? ¿Sabes  cómo es cuando tu no estas a si lado?, ¿o cuando estas al lado?. Nuestra pareja no es perfecta, lo podemos aceptar, o podemos inventarnos al otro, evitar ver la sombra de nuestra pareja, y solo quedarnos con lo que nos gusta.

La persona que vive en nuestra mente, o que está en nuestro pensamiento no es la persona con la que formamos pareja.
Cuando la relación no es lo que esperábamos, el otro/a tiene aspectos que no nos gustan, nos podemos refugiar en la imaginación , idealizarlo y atribuirle cualidades que nos ayudan a seguir con la relación (eso pensamos) y no enfrentarnos a reconocer que quizás nos hemos equivocado en la elección de la pareja.

Causas para inventar al otro/a: La decepción, la inadaptación, el desacuerdo en la casa, con los hijos, los conflictos, incomunicación, agresividad, sexo, familiares, parientes, amigos,  dinero, diversión, creencias, valores, religión, etc…

Si solo amamos la parte que nos gusta del otro y no conseguimos aceptar la otra parte que no nos gusta no podremos tener una relación estable.

Para saber a quién amamos, es necesario conocer a fondo a nuestra pareja, y que ella nos conozca a nosotros. En mi experiencia como psicóloga de pareja me ha sorprendido ver la ignorancia que algunas personas tienen acerca de sus parejas y la sorpresa que manifiestan cuando se enteran de algunos detalles desconocidos de ellas.

relacion-imaginaria-2

 

Algunos ejemplos de parejas imaginarias:

  1. Relaciones a distancia. También relaciones a través de redes sociales. No hay suficiente contacto, incluso puede que nunca os peleéis, siempre os llevéis bien, pero es una relación imaginaria.
  2. Relaciones complementarias, donde uno siempre decide el otro es pasivo, o donde uno muestra interés y acercamiento y el otro es distante y evasivo. Uno esta en el nivel superior y el otro en el nivel inferior.  La conducta de uno de los participantes complementa la del otro de la misma manera siempre, no hay cambio de roles.
  3. Relaciones de maltrato. Uno de la pareja es maltratador y la victima lo excusa «En el fondo es bueno» «me quiere a su manera» «cambiará», esto es una relación imaginaria. Hay una dificultad en aceptar como es la pareja, entonces se idealiza. Reconocer cómo es el otro puede ayudarnos a alejarnos de el/ella.
  4.  Parejas con poca comunicación, donde hay ausencia de sinceridad, y confianza, es otra forma de pareja imaginaria.

Al igual que la idea que tenemos de otras personas puede variar conforme los conocemos, nuestra pareja es similar, más nos comunicamos, y con mayor sinceridad mejor nos conoceremos  y nuestra imagen del otro estará más cerca de la realidad. Cuanto más lo apreciemos y entendamos más cercanos nos encontraremos de el/ella, y además nos ayudará a entendernos a nosotros mismo/a. Ten presente que nuestra imaginación siempre se encarga de rellenar cualquier vacío existente.

Una relación simétrica es donde cada uno es tal cual es, sin miedo a mostrarse y sin miedo a reconocer lo que no nos gusta , es una relación basada en la igualdad, en el tu a tu, donde se evita la competencia y rivalidad, los dos están al mismo nivel , pueden consensuar, y jugar al juego de las negociaciones. Hay límites claros en la relación, y estos son flexibles, pudiendo variar según vaya avanzando la relación.

Amar a la persona tal y como es, sin sesgos, «sin idealizarlo» es mejor y más gratificante que amar una idea o una fantasía.

Aura Marqués
Psicóloga General Sanitaria

Terapia de pareja en Palma de Mallorca

www.psicologiaviva.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *