Síndrome de Fortunata, cómo tratarlo.

raiz abraza piedraEs una forma particular de dependencia afectiva, es un conjunto de conductas (pensamientos, sentimientos y acciones) que determinan mujeres repiten al vincularse con hombres casados, un deseo amoroso imposible de satisfacer. No es equivalente al de un «amor platónico» por otra persona. Mujeres que asumen el papel de «segundas» y saben que no pueden aspirar a convertirse en las «mujeres oficiales». La mujer sigue enganchada a pesar de lo que diga o haga el hombre y que repetidamente está dispuesta a pasar por alto o perdonar sus mentiras. Siendo esto un problema que compete a su propia persona, y el tratamiento psicológico estará orientado a ella. Inspirado en la novela de Benito Perez Galdos Fortunata y Jacinta (1887).

Son mujeres a las que se les puede atribuir factores de personalidad con rasgos de ansiedad, inseguridad personal, baja autoestima, ambivalencia de sentimientos y síntomas propios del trastorno límite de personalidad, y a menudo sufren de pensamientos recurrentes sobre cuando el hombre dejará a su mujer ( y su ilusión al respecto, a pesar de los datos en contra, la capacidad para aguantar la situación no obstante su prolongación temporal), la idealización del hombre y el dar progresivamente más valor a los motivos que él esgrime que a sus propios razonamientos, trae como consecuencia una rebaja o perdida de poder e influencia en la relación., y puede llegar a pensar que ha sido una desgraciada y una lamentable coincidencia el hecho de que el hombre del que se ha enamorado está ya casado.

Caracterizamos el síndrome de Fortunata por estos nueve puntos:

✔ Presencia de un sentimiento de amor intenso, repetido y persistente hacia un hombre casado con otra mujer.
✔ Actitud desapegada en cualquier otra relación que no sea la establecida con ese hombre
✔ Capacidad para dejar atrás cualquier situación vital, de abandonar todo o asumir cualquier riesgo siempre que se lo pida ese hombre.
✔ Creencia de que la vida no tiene sentido o carece de alicientes si no está con ese hombre.
✔ Creencia de que es ella la que , en el fondo, tiene más derecho a estar con el hombre aunque no se le reconozca socialmente o legalmente; opinión de que eso sería «lo justo».
✔ La creencia anterior se refuerza si ha tenido hijos con el hombre. O manifiesta deseos intensos de tenerlos si no los a concebido y procura conseguirlo.
✔ Ambivalencia de sentimientos hacia la mujer legítima socialmente (a veces rencor y desprecio, y otras veces comprensión, empatía y proximidad).
✔ Creencia que el amor es el responsable de esta situación, y justificación ante sí misma y ante los demás de la perpetuación de la relación por esta razón.
✔Fantasías optimistas de un futuro junto al hombre, pues imagina que algo sucederá para cambiar la situación y convertirse en la mujer que tenga relación exclusiva, lo que le lleva a tolerar la presente coyuntura durante años.

Algunas causas que pueden mantener el síndrome podrían ser:

✔Tener patrones educativos de dependencia, con falta de autonomía, control familiar dirigido por figuras masculinas.
✔Tener una valoración de auto-sacrificio hacia los hombres.
✔Sentir lástima por la otra persona y sentimientos de culpa, piensa que el sufrirá mucho si ella lo deja, y se culpa por el malestar que le puede producir
✔Sobrevalora el amor y mitos sobre su importancia.
✔Posee sesgos y distorsiones respecto a las relaciones de convivencia, pareciendo una relación más de noviazgo que de matrimonio.
✔Pobre autoestima.

Aunque a la larga la situación resulta negativa para la mujer y limita su propia progresión vital, la gratificación inmediata que siente cuando está con el hombre y el miedo intenso a la soledad de vació que implicaría la ruptura perpetúan la situación.
Donde aparece, como hemos indicado antes, baja autoestima, miedo a la soledad, resignación, culpa, creencia de que es bueno sacrificarse, ser abnegada…por un hombre, mitos sociales sobre el amor, valores sociales asociados a los hombres casados como atribuirle una fuerte personalidad, una capacidad de decisión y compromiso, tener madurez, seguridad, paternidad, masculinidad. etc).

Qué tratamiento haré a estas mujeres:

✔Toma de conciencia, percibir las distorsiones de la realidad que vive.Ayudarle a desculpabilizarse, libre de sesgos sociales negativos asociados a este tipo de relación. La meta de esta toma de conciencia es gestar una motivación suficientemente firme para que persevere en la decisión de dejar dejar la dependencia, comprender los problemas graves de la postergación y su efecto negativo sobre ella.
✔Gestionar el tiempo y organizar actividades diarias, que potencien su desarrollo personal y le ofrezcan oportunidades para comprobar que es capaz de tener éxito y ser resolutiva.
✔Exponerse y hacer sola cosas que antes consideraba aburridas o sin sentido si no las hacia acompañada de ese hombre. Hacer deporte, actividades culturales, artísticas,actividades lúdicas (ir al cine, bailar, comer o cenar, excursiones,conciertos, viajar, etc…)
✔Trabajo sobre sus propios valores y creencias (diferentes a los de el).
✔Encontrar ayuda para desvincularse del hombre, encontrar atención y apoyo en los momentos de mayor malestar emocional,
✔Prevenir la vuelta atrás.

El tratamiento requiere de bastante tiempo e implicación por parte de la mujer, donde crearé una alianza firme y segura para que la mujer tenga éxito en esta ruptura.

Bibliografía : Barraca Mairal,J. (2015) . UNa forma de dependencia emocional : El Síndrome de Fortunata». Papeles del Psicólogo, vol 36 (2), pp. 145-152.

Otros artículos sobre la pareja:

Mi pareja mi espejo

me comunico con mi pareja

Conflictos estancados de pareja

Separación saludable en una pareja

___________________________________________________________________

Aura Marqués
Psicóloga general Sanitaria
Terapia de pareja en Palma de Mallorca

www.psicologiaviva.com

3 comentarios en “Síndrome de Fortunata, cómo tratarlo.

  1. Feliz tarde excelente articulo, soy medico maestria en sexologia, actualmente trabajo con parejas y adolescentes, me interesan sus articulos GRACIAS por compartir

  2. Excelente artículo. Me encantó el tratamiento, aunque parece más sencillo decirlo que hacerlo. Definitivamente requiere tiempo cambiar estos patrones de conducta. Felicitaciones Aura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *